sábado, 12 de abril de 2014

La fe en Cristo y la adhesión a las ideologías



Yo soy la Verdad, dice Jesús.  En la Persona de Cristo, Palabra de Dios encarnada, se encierra toda verdad sobre Dios y sobre el hombre. Por eso, pienso que en la medida en que la fe en Cristo (la fe cristiana) se hace realidad en la mente, en el corazón y en la vida de una persona, en esa misma medida, disminuye  el sometimiento a cualquier ideología, hasta que llega a liberarse de todas por Amor a Dios y al hombre. Basta leer la vida de grandes santos, misioneros, fundadores, mártires. 

Ideologías activas son hoy el capitalismo sin límite, la técnica sin ética y la pretendida metafísica de los pueblos y las naciones. 


Ser católico de cabeza y corazón,  vivir en Cristo, es hoy el mayor grado de libertad y la mejor calidad de vida.



“Este ir más allá es un misterio: es salir del Misterio de la Encarnación del Verbo, del Misterio de la Iglesia. Porque la Iglesia es la comunidad en torno a la presencia de Cristo, que va más allá. Esa palabra tan fuerte, ¿no? Quien va propagaron, quien camina más allá. Y de allí nacen todas las ideologías: las ideologías sobre el amor, las ideologías sobre la Iglesia, las ideologías que quitan a la Iglesia la Carne de Cristo. ¡Estas ideologías descarnan a la Iglesia! ‘Sí, yo soy católico; sí soy cristiano; yo amo a todo el mundo con un amor universal’… Pero es tan etéreo. Un amor está siempre adentro, es concreto y no va más allá de esta doctrina de la Encarnación del Verbo” (Papa Francisco, Homilía en Santa Marta, 1,11,2016)

J.S.